Alouda acerca a la provincia a cincuenta niños refugiados para pasar el verano

Un grupo de cincuenta niños que viven en campamentos de refugiados saharauis, seis de ellos con discapacidad, llegarán el próximo domingo a la capital oscense dispuestos a pasar una verano de ensueño en la provincia. Una año más, la solidaridad y la generosidad de los altoaragoneses ha hecho posible que el colectivo más vulnerable,

el menos responsable de la trágica historia que les ha tocado vivir, encuentre un oasis de paz y esperanza durante dos meses para que, cuando termine el estío, puedan regresar a su hogar con energías renovadas, anímicamente más sanos, más fuertes y más felices.

HUESCA.- Así lo puso ayer de manifiesto José Luis Laliena, presidente de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui (Alouda), entidad que promueve el programa de acogida "Vacaciones en Paz" del que este año se beneficiarán medio centenar de niños y también cuarenta y cinco familias de diferentes puntos de la provincia, que son las encargadas de acoger a los pequeños saharauis.

El proyecto cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Huesca y con la colaboración de la Coordinadora de Asociaciones de Personas con Discapacidad (Cadis), en la que se aglutinan entidades oscenses como Aspace, Atades y Fundación Benito Ardid. Las tres han querido repetir la experiencia del año pasado y se han sumado al programa para acoger en sus centros a los seis niños saharauis con discapacidad que llegarán en unos días. A la rueda de prensa que se celebró ayer en Huesca para dar a conocer los detalles de esta nueva edición del programa acudieron, además de Laliena, representantes de las entidades colaboradoras.

Desde el Ayuntamiento de Huesca, la concejala de Relaciones Institucionales, Antonia Alcalá, puso en valor la importancia de este proyecto con el que "se sensibiliza a las familias, pero también a las ciudades y a los pueblos a los que van los niños".

Recordó que la infancia es el colectivo "más vulnerable" y agradeció a las asociaciones colaboradoras, así como a Alouda, su implicación en esta iniciativa que permitirá a los niños "pasar un verano diferente".

El año pasado la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui dio un paso más y decidió ampliar "Vacaciones en Paz" a niños refugiados con discapacidad. El resultado "no pudo ser más satisfactorio", señaló el responsable de la iniciativa y vicepresidente de Alouda, Joaquín Tena, quien "culpabilizó" de este éxito a las entidades colaboradoras por su "entrega y dedicación".

Y si el verano pasado eran cinco los niños con discapacidad que pasaron sus vacaciones en la provincia, esta vez el grupo se incrementa a seis. Serán chavales nuevos que no tuvieron la oportunidad de participar en el programa en 2013. La idea es que varíen cada año "para que la experiencia pueda llegar a más gente", indicó Tena.

Los objetivos de esta acción son "los mismos" que los del programa de "Vacaciones en Paz": "Que los niños disfruten de un ambiente diferente, que puedan conocer otra cultura, otro entorno, mejorar su alimentación y, especialmente en el caso de los que tienen discapacidad, que tengan acceso a unas revisiones médicas y a un diagnóstico de su situación, porque allí difícilmente se puede hacer", lamentó Tena, al tiempo que Laliena apostilló que en los campamentos de refugiados saharauis el colectivo de la discapacidad es clasificado en dos grupos "o son ciegos o son sordos".

Como novedad, el programa incluirá este año una línea de "formación a los monitores que vienen con los niños con discapacidad saharahuis". La instrucción será impartida por los profesionales de las asociaciones colaboradoras con la intención de que cuando regresen a los campamentos puedan atender mejor las necesidades del colectivo.

Tanto el presidente de Aspace Huesca, Manuel Rodríguez, como la directora del Centro Ignacio Claver en Martillué de Atades, Eva Nogués, y el encargado del centro de Isín de la Fundación Benito Ardid, Daniel Serrano, coincidieron en destacar que "lo poco o mucho" que sus entidades aportan a este grupo de niños es "una mínima parte" en comparación con lo que reciben. "Nosotros abrimos el Pirineo para estos niños que con sus sonrisas nos traen el Sáhara", manifestó Serrano.

Los cincuenta pequeños llegarán a Huesca el próximo domingo. El encuentro con las familias se realizará en el IES Pirámide donde, tras un tiempo de convivencia, se los podrán llevar a sus respectivos hogares. Este año se han sumado al programa una veintena de niños, para los que se han encontrado veintidós familias nuevas. Por su parte, los seis chavales con discapacidad serán atendidos por los profesionales y voluntarios de las asociaciones colaboradoras. Su primera estancia será en Aspace, en Huesca, luego viajarán al centro de Atades en Martillué y acabarán el verano en el centro de Isín de la Fundación Benito Ardid, estarán tres semanas en cada asociación.

 

banner boletin

Suscríbete

Recibirá un correo
para confirmar la suscripción
4000 2
 
 

Tienda artanima

 
HUESCA MAS INCLUSIVA
 

#Alafresca

alafersca
 

CARTELES COVID-19

Antes de entrar medimos tu temperatura
 

¿Sabías que...?

Diapositiva7
 

¿Sabías qué...? ESPECIAL Productos recetario de Texturizados

48
 

Bandidos de la Hoya

Bandidos de la Hoya
 

Display

Display
 

Igualdá

Igual Dá