SEMONIA HUERTA

En esta época del año conviene reforzar nuestras defensas con alimentos naturales que nos ayuden a mantener alejados los antigripales.

VITAMINAS, minerales y antioxidantes. Son los elementos que necesita nuestro organismo en esta época del año, en la que los resfriados hacen acto de presencia con mayor frecuencia de la deseable. Por eso conviene que en invierno reforcemos nuestras defensas con alimentos naturales que ayuden a mantener alejados los antigripales: exactamente, los que nos ofrece la tierra en cada momento del año.

"La huerta conoce nuestro organismo casi mejor que nosotros. Por eso es tan importante consumir verduras y hortalizas de temporada y si, además, son de producción ecológica y de proximidad, ¡todavía mejor!", explica Ana Pontaque, responsable de la huerta ecológica de Atades Huesca, que ofrece sus productos en la tienda de alimentación de la entidad, Semonia.

Así, en la huerta oscense, durante la temporada de otoño- invierno son protagonistas las verduras de hoja verde como las coles- en prácticamente todas sus variedades-, o las espinacas, junto a las borrajas, acelgas, puerros y lechugas, que pueden encontrarse durante todo el año. También es un momento adecuado para encontrar calabazas en cualquiera de sus variedades: cacahuete o pottimarrón, también conocida como hokkaido.

"Una dieta que incluya las verduras que ofrece la huerta de invierno garantiza la dosis necesaria de Vitamina A y ácido fólico que necesitamos. Las encontramos en espinacas o acelgas, que son además un excelente freno al colesterol", explica Miryam Capablo, responsable de Semonia. Pero además, "la amplísima familia de las coles es una excelente fuente de Vitamina C, además de que aporta el hierro necesario para prevenir, por ejemplo, la anemia", continúa.

Por su parte, las calabazas esconden un alto contenido de potasio, además de la evidente Vitamina C que desvela su atractivo color naranja. "Son un aliado perfecto para la salud de nuestro corazón, nuestros ojos y el aspecto saludable de la piel ¡y además está riquísima!", asegura Miryam Capablo.

Además, la huerta de Semonia ofrece durante todo el año algunas hortalizas fundamentales como base o acompañamiento de cualquier plato: cebolla, tanto seca como roja, zanahoria, remolacha o mizuna, una variedad de brote de origen japonés que cada vez es más frecuente en nuestra mesa por su particular sabor ligeramente picante.

"Existe una creciente preocupación por saber qué comemos, una mayor sensibilización hacia los productos naturales y también un mayor respeto al medio ambiente", asegura Miryam Capablo. "Por eso en Semonia hacemos un constante esfuerzo de formación, para poder aconsejar a nuestros clientes sobre los productos más saludables y más adecuados para sus necesidades", concluye.

Fuente: Diario del Altoaragón, 6 de enero de 2019