Cristina Hernández, dietista nutricionistaLa dietista-nutricionista profundiza en las intolerancias alimentarias durante una charla

HUESCA.- "Tengo intolerancias, ¿Qué puedo comer?". Bajo este título, la dietista-nutricionista Cristina Hernández Jordán desarrolló este miércoles por la tarde una conferencia, enmarcada en las jornadas de alimentación y salud que Cadis Huesca ha preparado para esta semana, para tratar de dar respuesta a esta y otras dudas que puedan tener aquellos que padecen algún tipo de intolerancia alimentaria.

"Esta es la primera pregunta que se formulan los pacientes diagnosticados con intolerancia", explica Hernández. Una cuestión que considera esencial dejar clara puesto que Hernández advierte de que cuando una persona sale de la consulta con un diagnóstico de una intolerancia alimentaria y desconoce en ese momento qué alimentos puede tolerar y cuáles no, "esta suele limitar mucho su alimentación y luego puede tener problemas de malnutrición por carencia de vitaminas y minerales". También añade que otro de los errores es buscar respuestas en fuentes que no son fiables.

Por otra parte, la nutricionista sitúa la intolerancia a la lactosa como la más frecuente, seguida de la intolerancia al gluten o a la fructosa. En estos casos, ella asegura que "es muy importante que las personas aprendan a adaptar la dieta conforme a su intolerancia y también conforme a sus preferencias alimentarias", puesto que el grado de tolerancia puede variar según la persona.

En el caso de la lactosa, dice Hernández, cuando esta se puede ingerir en determinadas cantidades, se podría optar por tomar leche sin lactosa o bebida de almendras. Cuando la restricción debe ser completa "es importante buscar sustitutivos".

Respecto a la fructosa, hay que conocer qué frutas contienen mayor glucosa que fructosa. Así, mientras la manzana y la pera son ricas en fructosa, y por tanto, se desaconsejan para los intolerantes, el plátano y la naranja serían idóneos por su alto contenido en glucosa y escasa fructosa.

Asimismo, Cristina Hernández manifiesta que para prevenir la malnutrición, "yo siempre recomiendo a mis pacientes llevar a cabo un registro dietético", de manera que quede constancia de los alimentos que ingieren y las manifestaciones clínicas que presentan a lo largo del día para ver el grado de tolerancia que presenta cada persona y, después, adaptar su dieta a sus necesidades.

En suma, un conjunto de recomendaciones que los intolerantes deben tener en cuenta para garantizar su bienestar, a la vez que mantienen una dieta rica en nutrientes y vitaminas para evitar la tan dañina desnutrición.

Fuente: Diario del Altoaragón 27/09/2018

Agenda

Próximos eventos