Una jornada en la Casa Familiar de la Cruz Blanca de Huesca reúne a expertos en atención a la dependencia para elaborar un modelo más humano y respetuoso

El nuevo modelo de atención a la dependencia se centra en la persona, no solo como necesitada de cuidados sino ante todo como un ser pleno con vida y voluntad propias. Dibujar este futuro fue ayer el objetivo de una jornada celebrada en la Casa Familiar de la Cruz Blanca de Huesca, en la que participaron ponentes con una larga experiencia en el cuidado y atención a la dependencia.

HUESCA.- Dotar a las residencias de una dimensión más humana, aumentar la capacidad de decisión de los usuarios, una vida lo más normalizada posible y mayor atención a la familia son algunos de los cambios propuestos en una sesión inaugurada por Eloy Torre, director provincial del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) en Huesca, Yolanda de Miguel, responsable de Derechos Sociales del Ayuntamiento oscense, y Juan Vela, de Cruz Blanca en Huesca y presidente de la Fundación Lares.

Pilar Rodríguez, de la Fundación Pilares, compartió en una ponencia el que se denomina modelo de atención "integrada e integral", centrado en la persona en su totalidad, y sustituye a la visión tradicional dirigida únicamente a su condición de enfermo o dependiente. Además de atender las carencias, es necesario "tener apoyos para continuar con su vida, porque se puede vivir veinte o treinta años en situación de dependencia, y las personas no solo necesitan que se las vea en su parte deficitaria, sino poner en valor sus capacidades y fortalezas", incidió.

Se opte por seguir en casa o en una residencia, es necesario "trabajar con los profesionales para que elaboren lo que denominamos historia de vida, conozcan bien a la persona, se generen lazos de confianza con este profesional, además de apoyar a la persona para que pueda realizar las actividades de la vida diaria, pueda sentirse ella misma, que se la valora y su vida sigue teniendo importancia. Un acercamiento no solo desde el déficit sino desde las capacidades".

Importantes son también los entornos arquitectónicos y ambientales. "En una residencia suelen ser modelos institucionales, muy fríos, en los que la persona no siente que está en su casa. Lo que se pretende justamente es que las personas sientan que están en casa". El objetivo son "residencias más amigables y hogareñas, donde se reproduzca la vida familiar".

El nuevo modelo otorga también mayor capacidad de decisión a los usuarios sobre cuestiones cotidianas, que actualmente son tomadas por los profesionales. "Tener situación de dependencia no tiene por qué ser tan traumático que rompas con tu vida interior. Mucho más cuando tienes que ir a una residencia y parece que llevas en una maleta todo lo que ha sido tu vida de antes". Frente a la "muerte social" se propone un sistema en el que las personas se sienten "en casa", hacen elecciones y residen en un entorno agradable.

Para los que siguen en su casa, se propone "mayor atención a la familia, tan rica en España. Hay que mimar a las familias con prestaciones y apoyos para evitar el sufrimiento, sobre todo de muchas mujeres que tienen que renunciar a su vida para cuidar, y puede ser mucho tiempo".

MESA DE EXPERIENCIAS

Junto a ella, varias personas participaron en una mesa de experiencias sobre nuevos modelos de cuidado en la que intervinieron Gustavo García, miembro de la Asociación Estatal de directoras y gerentes de Servicios Sociales, Ana Sánchez Fumanal, quien abordó el programa de Promoción de la Autonomía del Instituto Aragonés de Servicios Sociales, y Ana Carmen Laliena, coordinadora en Aragón de Fundación Cruz Blanca. Jara Arnal, redactora de DIARIO DEL ALTOARAGÓN, moderó la sesión.

Gustavo García consideró que "se ha agotado un modelo muy hospitalario, que está bien cuando se necesita pero de manera habitual es inhumano". Los nuevos centros deben posibilitar "que la gente viva de manera digna y lo más feliz posible", evitando situaciones como tener que compartir comedor con cien personas todos los días. Esto supone "un cambio de cultura, pero también de normativa, porque la que existe es demasiado proteccionista. En nuestras casas no permitiríamos algo así".

Ana Sánchez consideró que el lema "centrado en la persona" se ajusta a la perfección a las intenciones. "Hay que desterrar la idea de que la administración, o cualquier organización sea la que ofrece y el otro el que recibe y empezar a construir juntos, para que lo que reciben sea lo más ajustado posible a lo que desean".

Los cambios no se producen en un día. García recordó cómo en los años 80 "los asilos no se abandonaron de golpe sino que hubo todo un proceso en el que coexistieron y fueron evolucionando". Ayer se trazaron líneas para dibujar un futuro en el que hay ya grandes acuerdos: "Los grandes espacios ya no sirven, tienen que ser lugares dimensionados, atención personalizada y derecho a decidir, en actividades e incluso a la hora de comer. Si a alguien no le gusta el pescado, ¿por qué se lo hacemos comer a los noventa años ". Invitó a "valorar más la felicidad que el sobreproteccionismo, que a veces asfixia y no deja vivir". El modelo también se puede aplicar en ayuda a domicilio, y "cuando se vea en la necesidad de salir de su casa, que sea lo más parecido posible", apuntó Sánchez.

Aunque la Fundación Cruz Blanca tiene en su "ADN" el modelo centrado en las personas, y cuenta con "pilares importantes" como el trabajo desarrollado con programas como O"Cambalache y los Centros de Atención Sociocomunataria, Ana Laliena reconoció que los profesionales necesitan "formación y supervisión". Aparte, insistió en la necesidad de crear "espacios dignos" para desarrollar estos modelos de atención centrada en las personas.

Luis Miguel Martell Puyal, presidente de la Fundación Cruz Blanca, clausuró una jornada que calificó de "fundamental", al abordar el cuidado de las personas. "Tenemos que ver que no son cifras, no es un discapacitado, no es solo un mayor. Como cristianos, lo primero es ponernos en el lugar del otro, pensar cómo nos gustaría que nos trataran si estuviéramos en esas circunstancias". En eso se pone el acento desde Cruz Blanca, "en trabajar por y para las personas".
Fuente: Diario del Altoaragón

Agenda

Octubre
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4

Próximos eventos